Medicinas ancestrales, “estaban muy atrasados los pobres”…

He alucinado con este reportaje. Un ejemplo de cómo nos toman el pelo con la idea de que la ciencia es lo mejor. No sólo técnicas que parecieran muy modernas y “científicas” tienen orígen hace miles de años, sino que temas muy alternativos como la medicina cuerpo-mente son ancestrales.   Desde el diagnóstico de embarazo hasta técnicas quirúrgicas y muchas cosas más podrás ver, algunas con sencillos métodos naturales muy útiles si la cosa se pone fea y que podrás aprender en este documental.

La Medicina en el Antiguo Egipto:

No se explica pero se entiende también, cómo la industria farmacéutica se ha apoderado de los remedios naturales con la artimaña de las patentes y de la ciencia, cuando además sabemos que los productos purificados (para patentarlos) pierden sus propiedades naturales porque se evita el efecto sinérgico de los otros componentes de la planta y se aumenta o aparecen los efectos secundarios, también prevenidos con la sinergia natural muchas o casi todas las veces y por ello casi inexistentes en una medicina natural practicada cabalmente.

Importante el tema de las enfermedades crónicas que también existían hace miles de años: luego no son sólo por toxicidad. ¿Por qué?: porque son psicosomáticas, como describe Hamer en su Nueva Medicina Germánica.

Para completarlo te recomiendo ver el film Ayurveda, otra medicina de esas “antiguas y esotéricas” (no científicas) pero que sirve para curarse.

No se la pierdan: empieza con un paciente de cáncer… Dice el médico: “yo no trato enfermedades, trato a personas” ¡que bueno!, la base de la medicina holística.

La “ciencia” se suele usar como excusa para evitar, eludir, obviar, sortear, soslayar, esquivar, o librarse de la competencia de algo no patentable (barato) que puede hacer mucho daño a la “industria” pero que puede ser una solución, no sólo para la mejor calidad de vida de las personas sino también para parte importante de la crisis y para el empoderamiento personal que se conseguiría independizándose del sistema lo máximo posible. ¡Me río yo de la ciencia cuando se usa capciosamente!. La evidencia científica de los tratamientos farmacológicos actuales es muy baja, las cifras van del 20 al 30 ó 40% (no me quiero quedar corto para que no me acusen de mentir) de los tratamientos químicos actuales. El resto no están apoyados o justificados por la medicina basada en la evidencia,  son tan empíricos o más que cualquier medicina natural y muchos de ellos seguramente funcionen sólo por efecto placebo.

Anuncios

Los “temidos” marcadores tumorales

PROSTATA BUSQUEDA INSACIABLE II Los marcadores tumorales no son diagnóstico de cáncer por eso los ponemos en otro artículo diferente.

Los marcadores no sirven de diagnóstico precoz ante clínicas indeterminadas. Se deberían pedir sólo cuando hay ” sospecha” de cáncer o cuando ya está diagnosticado. Sirven sobre todo para, contando con la cifra inicial si estuviera alta, valorar su evolución. Su petición en pacientes sanos puede asustar al paciente innecesariamente y tener otros efectos indeseados (iatrogenia).

Si se usan sin datos reales de sospecha del cáncer es “mala praxis”, si se usan solos para descartar un diagnóstico también es mala praxis, si se le dice al paciente que los hacemos es iatrogenia porque dan miedo, y sobre todo si se le dice que están altos sin haber diagnosticado aun el cáncer es iatrogenia porque no son diagnóstico de cáncer.
Si alguien le pide un marcador sin ningún criterio clínico exíjale explicaciones de por qué lo ha hecho, pero no entre en pánico. Si le dice “es que le ha salido alto y puede ser cáncer” también pregúntele porqué le alarma a Ud. si aún no sabe si eso es un cáncer.

Si no se piden más pruebas que ésta no se está actuando científicamente. Algunos médicos se creen con la autoridad de pedirlos sin datos clínicos de sospecha “fundada” de cáncer, que tienen que diagnosticar primero. Si se piden sin más se dispara el diagnóstico pero no se mejora la mortalidad, o ¿esta aumenta?, es un tema que habría que estudiar porque no está claro y ya hay datos mas que importantes de que estamos diagnosticando cánceres que no darían problema al paciente.

Algunos dicen: ¿entonce qué hacemos?, pues para empezar ser serios y rigurosos, no dejarse llevar solo por el miedo, no infundir miedo injustificadamente, no hacer medicina defensiva unicamente, usar las pruebas cuando están “indicadas” según la medicina basada en la evidencia.

Igual que en el capítulo de diagnóstico recomiendo a los pacientes que no se lean las pruebas porque no las entienden y se pueden asustar sin motivo, en este les recomiendo que si ya tienen un cáncer no crean siempre que una elevación es mala porque una elevación única no es dato fiable, y porque una elevación también puede darse cuando el tumor se está destruyendo como veremos luego.

Por ello esta prueba sólo debería poder ser solicitada por médicos con práctica en el cáncer, pero actualmente se pide sin criterio a veces…

Sigue leyendo