Ondas de forma

Ondas de forma

Creemos que hay una conspiración, pero solo hay egos negativos: poderosos y supuestamente impotentes. El despropósito lo hemos creado entre todos, la solución sólo pasa porque lo admitamos.

La injusticia o la negatividad por los que tienen poder se debe a nuestro  permiso, luego es un poder relativo el que tienen. Se da cuando no salimos de esa misma onda de forma negativa. Un ego negativo sólo vive gracias a otros egos negativos (lo que llaman algunos la mala energía), pero si te cuidas y sales de ello el otro no puede interferirte demasiado si no estás en su mátrix, en su telenovela, en su juego o como queramos llamarlo. Puede alterarte o desestabilizarte pero sólo justo cuando tú estás identificado con tu ego negativo y el del otro, si lo detectas pronto sales del juego y te calmas.

Debemos admitir también que nosotros somos capaces de hacer lo mismo a los demás, si no admitimos nuestra parte oscura, más grande se irá convirtiendo nuestro ego negativo y más tendremos que sufrir para aprender.

Y la única solución es cuidar nuestro ego positivo, y por eso digo que el ego es cuerpo, mente, biología y energía, porque todos deben ser mimados para liberar el sufrimiento. Cuida tu cuerpo para estar fuerte y sano y que no afecte a tu mente que debe estar clara, para que con ella puedas controlar tu biología determinante y para que tu energía sea limpia y no afecte a los demás. Tienes medios como la dieta, la medicina biológica, las terapias manuales, las terapias físicas, las psicoterapias, la psicosomática y las medicinas energéticas (acupuntura, bioenergética…).

Deja al terapeuta que te recomiende la mejor, sal de tu ego negativo para evitar resistencias, y nunca te creas mejor que nadie. Porque la mejor terapia siempre es el amor propio, ayudado por el amor del que da su servicio para tu auto-sanación. 

Lo que realmente deseas te llega, es la ley de atracción. Ondas de forma continuas en nuestras acciones, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones y en nuestra energía, son las que crean el mátrix que quieras vivir. Busca las que más te convengan, haz que resbalen en ti las que menos, y sobre todo piensa que todo tiene un sentido y que todo es necesario menos sufrir.