El cambio es individual.

Mañana será vivido como si fuera el primer día. Haré cosas que sé qué debo hacer, cosas que me interesan porque nos interesan a todos. Ayudaré a aquel que me lo pida y lo haré como pueda, como sepa. Me ganaré el pan sin especular, sin robar, sin prostituirme más de lo que me obliga este sistema, que somos todos. Mañana lo intentaré de nuevo, cuidaré mi cuerpo y observaré mi mente que sólo me servirá. Y buscaré mi alma que siempre me guiará. Mañana sentiré mi miedo para que pase, y para que no me manipulen con él. Y observaré a los que me juzgan intentando no reaccionar,  intentando  no juzgarles. Dejaré que pasen las cosas sin involucrarme y seguiré confiando en atraer sólo lo que realmente quiero, aquello que sé que debería ser. Si veo  desinformación la descodificaré, si oigo mentira no la escucharé, si me desanimo me animaré, y si me desaniman, je, no sé, pero tampoco reaccionaré.  Porque puedo dirigir mi causalidad-responsabilidad, nada es por casualidad.

Ni organizaciones, ni líderes, ni dios universal, ni lucha, ni nada: solo “poder personal”. Ondas de forma de intención y de actitud. Todo lo demás es más de lo mismo, no me dejaré comer el coco. Lo verás.  Hoy ya lo he hecho, mañana volveré.  Y cuántos más seamos más fácil será, y cuántos mas lo hagamos más pronto ocurrirá.

Anuncios

Ondas de forma

Ondas de forma

Creemos que hay una conspiración, pero solo hay egos negativos: poderosos y supuestamente impotentes. El despropósito lo hemos creado entre todos, la solución sólo pasa porque lo admitamos.

La injusticia o la negatividad por los que tienen poder se debe a nuestro  permiso, luego es un poder relativo el que tienen. Se da cuando no salimos de esa misma onda de forma negativa. Un ego negativo sólo vive gracias a otros egos negativos (lo que llaman algunos la mala energía), pero si te cuidas y sales de ello el otro no puede interferirte demasiado si no estás en su mátrix, en su telenovela, en su juego o como queramos llamarlo. Puede alterarte o desestabilizarte pero sólo justo cuando tú estás identificado con tu ego negativo y el del otro, si lo detectas pronto sales del juego y te calmas.

Debemos admitir también que nosotros somos capaces de hacer lo mismo a los demás, si no admitimos nuestra parte oscura, más grande se irá convirtiendo nuestro ego negativo y más tendremos que sufrir para aprender.

Y la única solución es cuidar nuestro ego positivo, y por eso digo que el ego es cuerpo, mente, biología y energía, porque todos deben ser mimados para liberar el sufrimiento. Cuida tu cuerpo para estar fuerte y sano y que no afecte a tu mente que debe estar clara, para que con ella puedas controlar tu biología determinante y para que tu energía sea limpia y no afecte a los demás. Tienes medios como la dieta, la medicina biológica, las terapias manuales, las terapias físicas, las psicoterapias, la psicosomática y las medicinas energéticas (acupuntura, bioenergética…).

Deja al terapeuta que te recomiende la mejor, sal de tu ego negativo para evitar resistencias, y nunca te creas mejor que nadie. Porque la mejor terapia siempre es el amor propio, ayudado por el amor del que da su servicio para tu auto-sanación. 

Lo que realmente deseas te llega, es la ley de atracción. Ondas de forma continuas en nuestras acciones, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones y en nuestra energía, son las que crean el mátrix que quieras vivir. Busca las que más te convengan, haz que resbalen en ti las que menos, y sobre todo piensa que todo tiene un sentido y que todo es necesario menos sufrir.