Reflexión sobre la huelga en sanidad y sobre el Colegio de Médicos

Las declaraciones del presidente de la Comunidad de Madrid en referencia a la huelga de médicos han sido recibidas por el Colegio de Médicos de la región con “estupefacción”. Por ello remite el “28 de diciembre” una declaración y una nota de prensa. Por lo visto se ha emitido en los medios (que todos sabemos de quién son) la acusación de este político hacia los médicos de “utilizar a los pacientes como rehenes” durante la huelga.
Se trata del hecho de si, dadas las cualidades peculiares de la función médica, estaría justificada o no una huelga ya que aquí no estamos hablando de dinero sino de personas y de la necesidad o no de los tratamientos médicos que se dejen de dar.

Un colegio “oficial” es una corporación de derecho “público” de carácter gremial de profesionales, y el colegio “de médicos” representa a los médicos “colegiados” y tiene como función la ordenación de la profesión médica. Pero parece ser, a juzgar por este comunicado, que se está implicando en menesteres propios de sindicatos. De hecho si atendemos a su definición creo que podría sustituirlos salvo por el dato de que la afiliación es “obligatoria”. Pero claro: dice el Colegio que no se trata de un conflicto laboral ni político y supongo que se refieren a que ellos no son un sindicato. El sindicato se supone que defiende a los trabajadores, pero la función de un colegio es “ordenar la profesión”. Se están refiriendo a la Medicina con mayúsculas.

En este sentido el comunicado hace una alusión clara cuando dice: “El Colegio de Médicos anuncia la próxima creación de una Comisión de Calidad que desde un punto de vista estrictamente profesional velará por que la asistencia que se preste en cualquier servicio de nuestra región cumpla con unos estándares exigibles de calidad. Este Colegio considera que esta acción es de especial trascendencia y utilidad en un momento en que los recortes económicos pueden hacer peligrar la calidad asistencial, siendo éste un eufemismo que encierra conceptos menos amables como morbilidad o mortalidad.”

Mi opinión es que como en muchas otras cosas nos están tomando el pelo y que los eufemismos o, mejor dicho, las “falacias” son muchas más, que nos confunden con palabrería. Sigue leyendo

29M Huelga General. Razones para trabajar y consumir.

ImageParece que nos estamos olvidando de tanto como hay publicado sobre la crisis. La crisis es manufacturada, interesa, es un mecanismo de control. Se deja de financiar, de dar préstamos y todo el mundo entra en recesión.  ¿No quedamos en que “el dinero es deuda”?. Están recogiendo el sedal. Objetivo: monopolizar. Final: NWO.

La crisis se crea también hablando de la crisis: entramos en el miedo y comenzamos a consumir menos, como todos dependemos de todos, el mundo entra en recesión y consiguen su objetivo. Los pocos que quieren crear trabajo o los que lo tenían creado dejan de poder asumir gastos y quiebran. Los autónomos tienen menos clientes. Baja más el trabajo, bajan más los ingresos, baja más el consumo, entramos en más recesión. No olvidemos que todo el sistema es una cadena que se nutre de un dinero creado artificialmente, que son números de ordenador y papeles. ¿Porqué se han parado los números de ordenador y los papeles?, ¿se les ha gastado la tinta?, ¿porqué no han seguido creando dinero deuda?.

Para pagar esa deuda impagable se piden préstamos a unas entidades que cobran más intereses a los mismos que se lo han dado a ellos mismos pero  a menos interés, para “rescatarles”.  Y finalmente con ese dinero se pagan sólo los intereses, porque la deuda es impagable igualmente.  Quien no lo vea es que no lo quiere ver. No hace falta estudiar ciencias exactas.

Hay que facilitar las consecuencias por eso se reforma lo laboral, para que todo sea menos complicado. No es para beneficiar al empresario, es para que pueda desarrollarse la crisis más legalmente y más rapidamente.

Pero la gente siempre necesitará el fontanero, el panadero, comprar ropa, “comer”, tomarse una caña, leer un libro, comprarse unos zapatos… Si todo eso lo seguimos haciendo, sobre todo si lo hiciéramos localmente, si no beneficiáramos a multinacionales, a transnacionales, a monopolios, ¿qué pasaría entonces?. Luego la economía local debe seguir, y para mí economía local también es mi jefe que da trabajo a varias decenas de personas, y no le pienso perjudicar porque me perjudico a mí, y porque perjudico a las personas cercanas a mí. ¿Perjudico a los bancos?, ¿perjudico a los políticos?, yo creo que no demasiado, o por lo menos mucho menos que al dueño del bar de la esquina que igual este mes se las ve canutas para cubrir gastos.

La huelga de consumo, aunque sé que puede concienciar a la gente de su poder, pues el sistema no existe sin consumidores-trabajadores-productores, no la veo útil para nada más. Pienso comprar mi pan, mi comida, y tomarme mi caña si se tercia, porque sé que estas acciones no perjudican sino benefician a la economía local y a la gente de a pie, a mis allegados. Y les beneficiarían más si la moneda fuera local y sin inflación. Nos beneficiaríamos más si existieran los bancos de tiempo, los bancos locales y las tiendas de trueque, si: trueque.

Igual no llamo por el móvil porque abusan con sus precios, igual me voy en autobús porque con el precio del petróleo y con las guerras  se especula con los carburantes fósiles mientras no se puede ni hablar de otras energías. Igual hago otras cosas, pero sólo si las siento en el momento, no porque las vayan a hacer todos.  Porque sobre todo quiero hacer aquello que vaya en contra de su crisis manufacturada, de su especulación, de su esclavitud hacia mí, mis vecinos, compañeros o amigos.  La huelga la respeto pero no la comparto. Porque ya practico el consumo responsable los otros 364 días del año, no tengo consumibles inútiles, no como comestibles perjudiciales, no ingiero desinfotenimiento…  Huelga ¿para qué?, y ¿después qué?. ¿para presionar a nuestras autoridades?. Lo siento, no creo en eso, es cuestión de mi fe.
No obstante me encanta este mensaje ¡que contradicción la mía!