Los Rothchild del imperio anglo-veneciano controlan la banca española

Noticia de La Rouche .

Y de “no morir idiota” este post: Lo que está pasando no es casualidad: colaboramos al NWO

Saludos.

¿Por qué Españistán es una Simiocracia?

Pues una de las cosas que lo permiten , es que EL DINERO es DEUDA, esto se explica en los vídeos al final del artículo.

Simiocracia es una nueva entrega del genial dibujante Aleix Saló tras su éxito Españistán.

Crónica de la gran resaca económica.

Estos cómicos e ilustrativos vídeos son preludio de  Libros que desde luego parecen ser mucho mas útiles y divertidos que los libros de Historia del cole. De hecho me parece que estos trabajos representan la esencia de lo que debería ser el cómic y no los exabruptos de violencia y enfermedad social que vemos habitualmente, Enhorabuena.

Si me gustaría sugerirle a Aleix que utilizase su talento para “risilustrarnos” sobre cuestiones clave para realmente entender la historia, tan solo mencionadas en los vídeos, cuestiones como:

– ¿Que es eso del viejo truco de emitir deuda?

– ¿Por qué los bancos deciden “estrangular” el crédito?

– ¿Quién es ese Dios del Neo-liberalismo que se le aparece a Aznar?

– ¿Por qué de repente los bancos si dan crédito y “A Porrillo” ? ¿Realmente intervención divina?

Si hay tontos útiles imagino que es por que les utiliza alguien ¿Un listo quizás?, o medio listo, y así piramidalmente hacia arriba y abajo. Recordando las palabras de un experto; “Una vez más nos encontramos con cuestiones de alta política, de dentro y fuera de España”. Pero hasta llegar aquí disfrutemos con la Ristoria.

La anterior entrega quizás ya la conozcáis pero merece la pena verla de nuevo.

Este País se va a la Mierda.

Que la risa sea con vosotros y con vuestro espíritu! Ahora aprendamos que y por qué el dinero es lo que es.

El DINERO COMO DEUDA:

El dinero es Deuda I

El Dinero es Deuda II

Por qué derogar el Art. 104 del Tratado de Maastricht

Artículo 104.

1. Queda prohibida la autorización de descubiertos o la concesión de cualquier otro tipo de créditos por el Banco Central Europeo y por los bancos centrales de los Estados miembros, denominados en lo sucesivo “bancos centrales nacionales”, en favor de instituciones u organismos comunitarios, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales, u otras autoridades públicas, organismos de Derecho público o empresas públicas de los Estados miembros, así como la adquisición directa a los mismos de instrumentos de deuda por el BCE o los bancos centrales nacionales.

 

Este artículo prohíbe, directamente, a los gobiernos nacionales y a cualquier otro organismo público recibir financiación de su Banco Central, por lo que estos tienen que recurrir necesariamente a los préstamos de los grandes bancos internacionales para costear todos los gastos del Estado.

El pequeño detalle que marca la diferencia entre ambos tipos de financiación es que, en nuestro caso, el Banco de España podría prestar al gobierno ese dinero sin interés (o con un pequeñísimo diferencial) y la Banca internacional lo hace a unos intereses que oscilan entre el 5, el 8 o incluso al 17%  ANUAL, como últimamente en el caso de Grecia. El pequeño detalle, el artículo 104, nos viene costando a todos los españoles unos 20.000 millones € al año Sigue leyendo