Amor no es igual a buen rollito.

Y con uno mismo, menos todavía.

El amor verdadero no unge indiscriminadamente y a de ser tan firme como el muro que quiera derribar, en caso que halla de hacerloDicho esto también creo que es indispensable el amor propio, al menos a día de hoy, igual en otro tiempo no era así o no se daba la falta de amor propio.
 Si no te amas a ti  mismo no podrás amar a nadie más verdadera y positivamente, pero sin evitar autocomplacerse, sin ser firmes con nosotros mismos para no caer en la racionalización y justificar nuestro desvio-error-jodienda, sin estas premisas, nunca nos amaremos a nosotros mismos verdaderamente.
¿Que vas a valer tu para los demás si te infravaloras? 
 Infravalorarse también lo hace uno si se ama a si mismo sin firmeza y con autocomplacencia.
Firmeza no significa algo absoluto o inamovible ni intento evocar morales férreas pero los muros más difíciles de derribar son los que llevamos dentro, de arquitecto ajeno o de construcción propia. Por eso criticar la paja en el ojo ajeno suele ser síntoma de un amor propio emparedado de muros y vigas propias.
Todo aquel que se considere un buscador de la verdad a de conocer lo más posible el amor verdadero, si no, las verdades surgidas de su búsqueda y la manera de comunicarlas correrán el riesgo siempre de estar contaminadas.
 Esto es algo a tener muy en cuenta y una gran responsabilidad para todos aquellos que comunicamos, compartimos o difundimos ideas y mensajes sobre la Verdad y el Amor.
Con Amor.


Anuncios