Homosexualidad y Bisexualidad

Homosexualidad y bisexualidad

Artículo original de Javier Herraez

Se tu mismoDado que está tan de moda la homosexualidad y los que hablan de ella sin saber, intentaré documentar un poco el tema desde la biología. Hay gente que cree que son libres pero sexualmente no saben lo que les pasa. Tanto supuestos heteros, como supuestos gay, que lo creen que lo son sin serlo completamente, en ambos casos me refiero. Cuando el tema ya está descrito se sigue hablando de él con prejuicios y errores lo cual no sirve de mucho. Hasta se escriben libros, perdonen que me ría, sobre la lucha de sexos…

La homosexualidad está descrita en medicina, se trata de un mecanismo causado por eventos vitales, la persona no tuvo más remedio que cambiar de tendencia sexual por un mecanismo biológico automático e involuntario. Los homosexuales verdaderos se hacen en la infancia (homosexualidad pura cuando se da antes de los 14, o más claramente antes de los 7 años). Si el mismo proceso ocurre después cuando la persona era ya sexualmente madura, no se trata de homosexualidad pura, en estos casos se habla de “homosexualidad platónica” (Hamer): aquellos con tendencias homosexuales pero que siguen siendo heteros y que por tanto mejor llamarlo “bisexualidad” independientemente de que la ejerzan o ellos mismos se “repriman” o conviertan incluso en homófobos. Estas son personas que comienzan a tener tendencias homosexuales “sin dejar de ser heterosexuales” porque les ha ocurrido el “cambio” en la madurez sexual biológica. Estas personas deciden llevarlo en secreto  o no practicarla, o en otros casos (mas coherentes según mi opinión) se vuelven bisexuales activos. Los mismos homosexuales debemos también saber diferenciarlos, pues estas personas nunca querrán llevar una vida homosexual de pareja porque su biología no les acompaña a eso, pudiendo ser el desconocimiento de esto otra fuente más, por si no hubiera ya pocas, de sufrimiento Sigue leyendo

Anuncios

Sobre el ego (II). El mono desnudo. Conceptos básicos de biología (ego biológico) y orígenes de nuestra mente (ego mental).

evolucion mono hombreEl libro “El mono desnudo” de Desmond Morris me confirma lo que siempre había sospechado. La aparición del hombre (animal: homo sapiens) fue posible por su evolución cerebral: con la racionalidad o mente, que ya tenían rudimentariamente los monos. Este aspirante a humano sigue siendo aún un mono que no ha sabido trascender su mente para evolucionar y que desconoce su biología, cuya influencia está descrita por la Nueva Medicina Germánica.

El mono desnudo se aventuró a salir de los bosques y evolucionó para sobrevivir. Aunque esto tuvo beneficios evolutivos ahora está teniendo inconvenientes importantes para la propia especie. Como decían los mayas nos volveríamos locos y el culmen sería en estos años alrededor del 2012. La locura es de nuestra mente racional y se complica con el desorden biológico al que nos hemos visto abocados por desconocer nuestro instinto animal, y por la manipulación mental a la que nos someten los que posiblemente si la conozcan.

Porque más inhumana aun que el instinto animal  es nuestra mente: también animal. Sé que resulta duro leer esto, pero es mi teoría casi demostrada porque la mente también existe en  los “otros” animales. Una mente que a nosotros los aspirantes a humano nos ha llevado a matar “con más eficiencia” y a “matar dentro de nuestra propia especie mucho más que lo hacen otras”, cosas que explicamos en este artículo.

Estos conocimientos nos ayudarán a evolucionar hacia el ser superior del que proviene nuestro espíritu, si sabemos aceptarlos y perdonar y perdonarnos  lo que unos (espirituales) llaman nuestra parte oscura  u otros (psicoanalistas) denominan inconsciente .  Y si entendemos que también tenemos que trascender “comportamientos” (por ponernos finos y respetuosos con el homo sapiens) como los que se enseñan en este video.

http://player.vimeo.com/video/57126054#at=0

Nos hemos convertido en depredadores muy evolucionados y no somos más que animales racionales. Es urgente ya la liberación del verdadero humano.

Sigue leyendo