Qué harías si no tuvieras miedo

Escuchando por casualidad (que no existen) Intereconomía, me han dejado sorprendido. Igual que el otro día en la Sexta, en este caso he vuelto a comprobar que “hay una luz al fondo del túnel” de los mas media. Una persona joven, no podía ser de otra manera, hablando de crecimiento personal, del nuevo paradigma, de la “educación industrial” – como el llama al adoctrinamiento – y de soluciones, sobre todo para los jóvenes que ven ya que ni las carreras universitarias les valen para ganarse la vida. También ha dejado caer cosas sobre control, poder, materialismo. O cómo oigo en su charla, que somos ovejas que no necesitan pastor, como también dice Ghislaine Saint Pierre Lanctôt.

En 2010 fundó una consultora, también es director de una academia que desde 2011 promueve de forma gratuita el autoconocimiento y la responsabilidad entre los jóvenes.

En su libro  titulado como este post, habla de mi tema preferido: “el miedo“, y se supone que da soluciones para atajarlo. En su web puedes descargarte sus primeras 37 páginas.  Según extraigo de la entrevista y oigo en una de sus charlas, Borja Vilaseca se hizo consciente de su vacío existencial siendo muy jóven, pero reaccionó “despertando” a la “conciencia”.

Parece zurdo cuando le vemos utilizar su izquierda en el lenguaje no verbal, uno de esos seres de reserva que tomando el relevo del liderazgo ayudan cuando hay catástrofe. Sin embargo observándole más no me lo parece finalmente, de hecho se sube a la tarima con la derecha, por lo que probablemente sea un diestro, pero que utiliza armónicamente sus dos cerebros, como el propugna y en este caso demuestra. Usa también la izquierda y sabe tener mucha “mano derecha” transmitiendo. Ello me inspira a pensar que la catástrofe no llegará si buscamos como maestros a gente como esta, o mejor aún nos convertimos en personas más armónicas todos.

Sigue leyendo

Sobre el ego (III). Aceptar nuestra parte oscura para la colaboración.

PARTE OSCURA

Portada de “El sol que mora en las Tinieblas”.
Emilio Fiel.
Sobre nuestra parte oscura.

¿Qué es nuestra parte oscura?, ¡suena esotérico o peligroso! pero no, es algo muy humano y natural. Precisamente lo llamamos así (oscuridad) porque no queremos verla. Aceptar nuestra parte oscura para sanarla es ver “nuestros defectos” que no tienen nada de demoníacos. Es aceptar lo que tenemos de negativo o contraproducente, para superarlo.

A ello es a lo que nos referimos cuando hablamos de “cambio personal” previo al cambio de paradigma. El nuevo paradigma es el de la colaboración y esta exige que no nos tengamos miedo unos a otros. Nos tenemos miedo porque creemos que somos diferentes, porque desconocemos al otro y porque hemos estado separados. Y eso es lo que hay que superar.

¿Cómo se consigue  superar nuestra parte oscura?: el miedo, la rabia, la culpa, la desvalorización, etc. Pues no se, cada uno lo va haciendo como puede pero en primer lugar se necesita querer hacerlo y en segundo, persistir.

Sigue leyendo

Sobre el amor (II). A propósito de un artículo de Félix Rodrigo Mora

Un nuevo artículo de Felix Rodrigo Mora: “Servicio” que es digno de reseña. Lo podemos dividir en dos partes: una trata sobre aspectos básicos a cambiar en el individuo y la otra es una definición de lo que debe ser el servicio una vez comprendido lo anterior.

Se necesita primero el cambio individual, des-identificarse del ego o como él lo define, “no servir al ego”. La base del egotismo es el interés particular y es tan dañino actuar por el nuestro, que para el del otro si este no pone de su parte.

El paso inicial que uno debe practicar para aprender a servir es no ser servido. Que “nos sirvan” o “servir al otro” nos niega la posibilidad de crecer para precisamente servir a la humanidad. Por eso con el otro singular las relaciones han de evitar paternalismos a la vez que ser recíprocas, equitativas y justas, y si el otro no da tampoco hay que darle,  “salvo en situaciones muy especiales en que el otro esté totalmente imposibilitado de sobrevivir sin ayuda exterior”.

Ayudar es favorecer la autoayuda en el otro, mientras que ayudar sin más es destruirle”. Para mí: el principal inconveniente del estado de bienestar paternalista, que destruye a las personas haciéndolas  inválidas cuando no les quita lo básico como está pasando con los “recortes”. O ¿quizá el estado está favoreciendo así nuestra autoayuda?… El mismo estado se puede estar pillando los dedos.

El servicio sólo es a la humanidad y no tiene nada que ver con “servir” en el sentido mercantilista de la palabra. Félix Rodrigo está hablando de amar. El Amor no es lo que llamamos bondad, eso es bobería. No es ser paternalista con el otro sino desearle el bien, y la mejor forma es dejarle que se realice porque como él dice: “el bien del próximo sólo lo puede realizar él mismo”.

Podemos deducir entre otras cosas que sin autogestión no podremos nunca amar el mundo en que vivimos. Esta es mi conclusión tras leer este artículo que te recomiendo.

Puedes leer también en este blog  Sobre el amor (I) y Amor no es igual a buen rollito.

El cambio es individual.

Mañana será vivido como si fuera el primer día. Haré cosas que sé qué debo hacer, cosas que me interesan porque nos interesan a todos. Ayudaré a aquel que me lo pida y lo haré como pueda, como sepa. Me ganaré el pan sin especular, sin robar, sin prostituirme más de lo que me obliga este sistema, que somos todos. Mañana lo intentaré de nuevo, cuidaré mi cuerpo y observaré mi mente que sólo me servirá. Y buscaré mi alma que siempre me guiará. Mañana sentiré mi miedo para que pase, y para que no me manipulen con él. Y observaré a los que me juzgan intentando no reaccionar,  intentando  no juzgarles. Dejaré que pasen las cosas sin involucrarme y seguiré confiando en atraer sólo lo que realmente quiero, aquello que sé que debería ser. Si veo  desinformación la descodificaré, si oigo mentira no la escucharé, si me desanimo me animaré, y si me desaniman, je, no sé, pero tampoco reaccionaré.  Porque puedo dirigir mi causalidad-responsabilidad, nada es por casualidad.

Ni organizaciones, ni líderes, ni dios universal, ni lucha, ni nada: solo “poder personal”. Ondas de forma de intención y de actitud. Todo lo demás es más de lo mismo, no me dejaré comer el coco. Lo verás.  Hoy ya lo he hecho, mañana volveré.  Y cuántos más seamos más fácil será, y cuántos mas lo hagamos más pronto ocurrirá.