El clima del miedo (3). Hielo y temperatura en la Tierra

Desde hace 40 millones de años vivimos una glaciación. Es importante recordarlo, antes de nada.

La rasca monumental que empezó a hacer por entonces terminó por congelar un continente entero, hoy llamado Antártida. El Polo norte, los glaciares de montaña y el hielo de Groenlandia aparecieron mucho después, “solo” hace 3 millones de años.
Durante algunas de las etapas más frías de esta Era (periodos glaciares), una corteza de hielo de 30 metros de grosor cubría casi toda la tierra de Europa hasta Francia, diezmando cualquier forma de vida.

La última etapa fría ha durado cien mil años. Se cree que fue una de las causas que se llevó por delante al Hombre de Neanderthal.
Por suerte, estas etapas frías se alternan cada varios miles de años con otras más templadas (periodos interglaciales). El Homo Sapiens-Sapiens inauguró la última de éstas justo hace 12000 años y todavía seguimos en este periodo más cálido, que se llama Holoceno. Aun así, hoy hace más frío que cuando se formó la Antártida. Sigue leyendo

Anuncios

El clima del miedo (2) El escándalo “Climategate”

Qué atrevida es la mentira.

Resulta que en noviembre del año 2009 salen a la luz, vía hackers, unos 3.000 emails privados de los principales científicos del IPCC (Panel Internacional para el Cambio Climático, por sus siglas en inglés),  que hablan de cómo marginar a los científicos escépticos de los principales foros y de los medios de comunicación, y de cómo manipular los datos históricos de temperatura media global. Así. Por las buenas. Los autores de la mentira reconocen, incluso, la veracidad de sus emails pero dicen que “se han sacado de contexto”.

Hombre, después de leerlos, muy literario o bajo efectos muy narcóticos tendría que haber sido escrito ese “contexto” para que los fragmentos publicados puedan ser interpretados de otra manera.
Sigue leyendo

El clima del miedo (1) Científicos

Suele repetirse que hay consenso entre la comunidad científica de que las emisiones antrópicas (del hombre) de co2 están cambiando el clima de la Tierra con consecuencias desastrosas. Esto no es así. Ha habido, desde la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, varias declaraciones de científicos negando la citada premisa, siendo la más contundente Petition Project, organizada por la universidad de Oregón que reúne a más 30.000 profesionales de la ciencia. Afirman, no sólo que no hay evidencias del citado carácter antrópico del calentamiento, sino que el aumento de c02 es beneficioso para el clima y la vida en el planeta. Un buen ejemplo de ello sería el estudio que publicó la NASA titulado  “Global Garden grows greener” (El Jardín Global crece más verde) en el que se mostraba a partir de imágenes de satélite el cambio habido en la productividad vegetal en los casi 20 años que iban de 1982 a 1999.

Es importante el dato por varios motivos: uno, porque esos 20 años fueron los más cálidos de la segunda mitad del sXX (el periodo 1947-1975 fue de leve enfriamiento), y dos, porque suele pensarse que un aumento de temperaturas  trae necesariamente mayor sequía y, en realidad, es más bien lo contrario. Hay más evaporación oceánica, más humedad en el aire y más precipitaciones (en función también de otras cosas como la orografía, las presiones, etc). Esto lo sabe cualquier estudiante de física atmosférica, además  de portavoces de Greenpeace y WWF a los que entrevisté. El mismo IPCC (Panel Internacional del Cambio Climático) en su 4º Informe de Evaluación en 2007 prevé más lluvias en todas las latitudes altas y medias. En otro post cuelgo las gráficas de los regímenes hídricos del planeta y de España en el último siglo para comprobar, sin género de dudas, que no estamos ante ninguna tendencia de sequía. El planeta no se desertiza por el calentamiento actual, más bien lo contrario. Sigue leyendo

¿Un Gobierno Mundial?

Yo no me atrevería a decirte que hay una élite política y financiera que está generando instrumentos de poder para crear algún tipo de Gobierno o Gobernanza Mundial con el argumento del terrorismo y la seguridad internacional.
Tampoco me atrevería a decirte que esa élite ha establecido que Europa sea una especie de laboratorio de lo que podría ser ese sistema de Gobierno Mundial. Eso significaría que lo llevan pensando mucho tiempo. En el caso de España, por lo menos desde 1957, año en el que entramos en el FMI, nos entran los tecnócratas y se planea la primera convergencia con Europa.
Significaría que se trata de un proyecto que opera tanto en dictadura como en democracia, tanto con partidos de izquierda como de derecha.
Significaría que nos toman por un experimento de laboratorio para ir practicando un sistema de control mundial.
No, yo no me atrevería a tanto.
Mejor que te lo diga Javier Solana, ex-Secretario General de la OTAN, que lo hace de maravilla…

 

Por qué derogar el Art. 104 del Tratado de Maastricht

Artículo 104.

1. Queda prohibida la autorización de descubiertos o la concesión de cualquier otro tipo de créditos por el Banco Central Europeo y por los bancos centrales de los Estados miembros, denominados en lo sucesivo “bancos centrales nacionales”, en favor de instituciones u organismos comunitarios, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales, u otras autoridades públicas, organismos de Derecho público o empresas públicas de los Estados miembros, así como la adquisición directa a los mismos de instrumentos de deuda por el BCE o los bancos centrales nacionales.

 

Este artículo prohíbe, directamente, a los gobiernos nacionales y a cualquier otro organismo público recibir financiación de su Banco Central, por lo que estos tienen que recurrir necesariamente a los préstamos de los grandes bancos internacionales para costear todos los gastos del Estado.

El pequeño detalle que marca la diferencia entre ambos tipos de financiación es que, en nuestro caso, el Banco de España podría prestar al gobierno ese dinero sin interés (o con un pequeñísimo diferencial) y la Banca internacional lo hace a unos intereses que oscilan entre el 5, el 8 o incluso al 17%  ANUAL, como últimamente en el caso de Grecia. El pequeño detalle, el artículo 104, nos viene costando a todos los españoles unos 20.000 millones € al año Sigue leyendo