INICIATIVAS LOCALES I

Hasta donde he podido experimentar y estudiar, las iniciativas locales son las únicas que consiguen cambios positivos y perdurables en las comunidades y sus entornos, este será el primero de una serie de artículos dando a conocer ejemplos de iniciativa social local AUTOsostenible.  Para que luego nos digan que los seres humanos no somos capaces de unirnos y organizarnos ni de convivir sin una mano dura ilustrada que nos guíe. ¡Pues claro que somos capaces! Por eso se lo curra tanto esa élite ilustrada para pudrir lo mas posible cada resquicio de humanidad y no dejarnos SER para solo producir consumibles y consumir mucho.

Uno de los ejemplos que a mi personalmente me gustaría que cundieran, que encima les da para celebrar un par de fiestas, con verdadero sentido:

 ¡Increíbles y comestibles!

 A veinte minutos de Manchester, en un frondoso y abigarrado valle, se está cociendo una sabrosa revolución que responde al audaz nombre de Increíbles y Comestibles. La idea es así de simple: se plantan a discreción verduras, hierbas y árboles frutales en 70 espacios públicos. Se mantienen gracias a la labor de 280 voluntarios que le dedican dos mañanas al mes a la faena. Y todo el pueblo puede servirse gratis y a placer cuando llega la hora de la cosecha.

Estelle Brown (izda.) y Mary Clear, en un huerto de Incredible Edible. | Foto: C.F.

 El pueblo en cuestión se llama Todmorden, tiene apenas 15.000 almas y se ha convertido en el epicentro de un movimiento -Incredible Edible- que se está propagando por el Reino Unido a la velocidad de las esporas, bendecido en persona por el príncipe Carlos y replicado ya al otro lado del estrecho de Calais.

                   “El secreto está en que somos el movimiento más inclusivo del mundo”

  “El secreto está en que somos el movimiento más inclusivo del mundo”, asegura Mary Clear, una de las fundadoras. “Nuestro lema es así de simple: ‘Si comes, estás dentro’. Aquí no discriminamos a nadie por sus diferencias alimenticias, ni se nos va el tiempo echando sermones. La diferencia se marca pasando a la acción. En eso estamos”. Tan persuasivos son los argumentos de Increíbles y Comestibles que tienen incluso a la policía cultivando maíz dulce y cebollas japonesas para todo el pueblo. Junto al hospital han plantado una “apoteca” de plantas medicinales. A las puertas del teatro local crecen las tomateras. Y junto a la iglesia unitaria, en la colina más alta del pueblo, se prodigan las coles y las acelgas.      

    Mary Clear ha subido hasta aquí para arrancar unas cuantas hojas para la cena. El vergel que ella misma ha plantado en el esquinazo de su casa, en la calle Cockpit, se lo cede generosamente a sus vecinos y a todo el que venga de visita: espinacas, brécoles, berros, guisantes, judías…

Nada más bajar de la estación de tren, los reclamos de Incredible Edible nos persiguen como una suculenta tentación, comparable sólo a la experiencia de ir arrancando manzanas y peras de los 800 árboles frutales, o a la de saborear lo mejor de la cosecha cocinada en The Bear, la cooperativa, café, restaurante y punto de encuentro local.   

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Allí conocemos a Estelle Brown, anfitriona de excepción, que nos regala el primer paseo ‘comestible’ por el canal de Rochdale, con parada obligada ante los cerezos y el jardín de hierbas que ha plantado Mario, el dueño del garaje aledaño. “Cuando empezamos, en 2007, hubo gente que veía todo esto como una excentricidad o un capricho”, admite Estelle. “Ahora, con la crisis, se empieza a ver casi como una necesidad: hay que estar preparados para los malos tiempos”.

Crear huertos “accidentalmente”

 Recuerda también Estelle cómo al principio todo eran dudas sobre dónde plantar y a quién pedir permiso. “Con el tiempo nos dimos cuenta de que lo mejor era sembrar directamente y crear huertos ‘accidentales’. Ni siquiera le llamamos a esto gerrillas ‘verdes’. Lo que hacemos no tiene nada de ‘bélico’ ni de provocador, yo más bien diría que estamos haciendo una revolución gentil desde lo local. Y lo bueno es que los ‘poderes’ nos ven con buenos ojos, porque algo está cambiando profundamente en el pueblo”.

El Ayuntamiento ha cedido el solar del viejo hospital, junto al río, donde han echado ya raíces los primeros árboles del futuro gran jardín comestible, con la ayuda de los trabajadores de VolkerStevin y de Considerate Constructors (Constructores Considerados). Todo parece tener un nombre sugerente en Todmorden, empezando por el pueblo, al que sus habitantes llaman cariñosamente ‘Tod’.

En el aparcamiento del nuevo hospital, sobre varias camas de cultivo, crece el herbolario local, cuidado primorosamente por la ‘boticaria’ Helena Cook. Equinácea para fortalecer las defensas, achicoria para el aparato digestivo, romero para las enfermedades respiratorias, caléndula para las curar las infecciones.

Las ocho escuelas del pueblo se han hecho también “increíbles y comestibles”, y en una de ellas se está habilitando una granja piscícola, donde también se cultivará por hidroponía. Entre tanto, el programa Every Egg Matters está llenando Todmorden de gallinas, con el objetivo de llegar en el 2018 a una producción de 30.000 nuevos semanales, suficientes para todo el pueblo.

“Seamos realistas: no vamos a conseguir la autosufiencia alimentaria, pero al menos estamos trazando el camino”, reconoce Mary Clear, la ‘agitadora’ del grupo, con todo el saber acumulado de sus años de trabajadora comunitaria y con el “sentido común” aplicado al arte del cultivo. “Nuestros huertos son pura ‘propaganda verde’, aunque el efecto que han tenido en estos años ha sido tremendo”, asegura la enérgica Mary. “El consumo de productos locales ha aumentado tremendamente, los comercios que al principio nos miraban con recelo ahora quieren ser increíbles y comestibles”.

Mientras toda Gran Bretaña se prepara para el atracón del jubileo, Todmorden, el pueblo que llegó a ser el centro textil del West Yorkshire, se viste estos días de gala para consagrar la primavera en el primer Desfile de la Polinización. Aunque la gran celebración del año llegará en octubre, en la Fiesta de la Cosecha a la que contribuye todo el pueblo, con todas las viandas locales servidas directamente del huerto al plato. ¡Que aproveche!

La única lucha que se pierde es la que se abandona.  

Gracias Javier, Jaume y Sergio.                                                                                                                                                                                                                                       

6 pensamientos en “INICIATIVAS LOCALES I

  1. Que idea tan bonita!
    Es genial ver como paso a paso van cambiando las cosas, con pequeñas acciones como estas, donde todo el mundo ofrece su tiempo y sabiduría para después compartir.
    Se hace camino al andar y estas iniciativas son las que hacen que el camino sea positivo.

    • Gracias Gamo.
      Acciones como estas enseñan a la gente cosas que ya deberían saber: que no dependemos “del todo” de los papás “estado, dinero, etc., y que las personas individuales voluntariamente pueden hacer cosas por si mismas, cosas que se justifican por la dignidad individual, los derechos individuales, los derechos humanos, etc. Por eso siempre digo que el cambio será primero individual. Si la economía se va al garete o “la llevan al garete”, si realmente es verdad lo que dicen los conspiranoicos: “que les da igual lo que le pase a millones de personas”, estas mismas tendrán que reaccionar de motu propio. Pero claro para ello primero es necesario que nos hagamos conscientes de que los “papás” no lo son tanto. ¿Algo podremos hacer por nosotros, nuestros vecinos o familia nosotros mismos?, digo yo.
      Esta iniciativa puede enseñar que la especulación es la causa de muchos males, que desaparecerían si no todo se basase en dicha especulación. Que el mundo sea inhóspito o mejor dicho que el sistema capitalista-materialista lo sea se debe a que una minoría quiere lo bueno para ellos a costa de la mayoría.
      Sobrevivirán aquellos que tengan un trozo de tierra donde plantar, agua, techo y poco más. Bueno si: amor de compañeros humanos (imprescindible), ganas de vivir, ilusión por un mundo mejor y que además hayan podido conservar su energía (porder personal: físico, psíquico y espiritual), o al menos sobrevivirán mejor y mas independientemente.
      Salud.

  2. Evidentemente es un año de cambios donde como bien dices primero tenemos que trabajar individualmente. El mundo esta cambiando, todos estamos cambiando, y necesitamos aprender qué somos y valorar todas las capacidades que tenemos, debido a este cambio también hay que cambiar la manera de pensar, ya no nos vale pensar como antes, tenemos que hacer una limpieza de lo que éramos para empezar a ser lo que somos.

  3. Pingback: INICIATIVAS LOCALES II « El Mundo Despierta

  4. Pingback: INICIATIVAS LOCALES I.1 ¿Cómo podemos comer nuestros paisajes? « El Mundo Despierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s